Lentes Verisyse

¿Qué es una lente Verisyse?

Las lentes intraoculares Verisyse (también distribuidas bajo el nombre de  Artisan) son lentes fáquicas, esto significa que el cristalino no se extrae durante esta cirugía. Van implantadas en la cámara anterior del globo ocular (entre la córnea y el iris), de tal forma que se mantienen fijadas al iris con el objetivo de no moverse y corregir el defecto refractivo del paciente.

Imagen de una lente verisyse implantada

Imagen de una lente Verisyse implantada (https://www.amo-inc.com/)

¿A quién van dirigidas las lentes Verisyse?

Estas lentes  van dirigidas a pacientes con una miopía de entre -5,0 a -20,0 dioptrías y con hasta -2,5 dioptrías de astigmatismo. La graduación del paciente debe tener una estabilidad superior a 6 meses. En la mayoría de los casos los candidatos ideales son aquellos que desean corregir su defecto refractivo y no están afectados por la presbicia o por cataratas. Además, cuando se trata de una graduación elevada, el tratamiento LASIK suele estar contraindicado. La lente Verisyse es una buena alternativa al tratamiento refractivo con láser. De esta manera, los candidatos a esta cirugía pueden prescindir de forma definitiva al uso de gafas. Las personas que hayan sido intervenidas anteriormente con otro tipo de cirugía pueden no ser candidatas al implante de la lente Verisyse. Las contraindicaciones principales a la hora de decidir si se realiza o no esta cirugía son las siguientes:

    • Cataratas bilaterales congénitas
    • Inflamación ocular recurrente
    • Antecedentes de enfermedades oculares
    • Antecedentes de desprendimiento de retina
    • Tener un solo ojo con una buena visión potencial
    • Glaucoma no controlado con medicación
    • Problemas corneales

Si usted padece alguna de estas condiciones, asegúrese de comentarlo a su oftalmólogo de confianza.

¿Cómo es el diseño de la lente Verisyse?

La lente Verisyse tiene las siguientes características:

  • Fijación iridiana, diseñada para cámara anterior
  • Estabilidad de posición a largo plazo
  • Amplia distancia entre la lente y el endotelio (capa corneal más interna)
  • No inhibición de la dilatación pupilar
  • Limitación de riesgo de cataratas
  • Centrado en el eje óptico

Existen dos versiones dentro de este diseño de lente, el modelo rígido (Verisyse/Artisan) y el modelo plegable (Veriflex/Artiflex).

La lente Verisyse está fabricada en dos diámetros ópticos distintos, de 5 o 6 mm. Va fijada en la parte anterior periférica del iris mediante dos puentes iridoplásticos con mecanismo de enclave. El material utilizado en este caso es el Polimetilmetacriilato (PMMA), un plástico rígido. Debido a esto, la incisión que se debe realizar en la córnea para introducir la lente debe ser de unos 6 mm para que pueda ser implantada sin problemas. Consecuentemente, para que la córnea cicatrice adecuadamente, se requiere realizar una sutura.

La lente Veriflex se fabrica con una óptica plegable compuesta de un material llamado Polisiloxano. Los hápticos en cambio continúan siendo rígidos, de Polimetilmetacrilato (PMMA). Los diámetros ópticos son también de 5 y de 6 mm. Gracias a este avance, el implante de la lente se puede realizar mediante una incisión más pequeña, de unos 3,2 mm. De esta manera no es necesario realizar puntos de sutura y además la recuperación es más rápida.

Para ambos casos, se realiza un estudio oftalmológico completo, tanto refractivo como de salud ocular con el fin de calcular la potencia exacta de la lente.

Planos de la lente verisyse

Imágenes con la especificaciones de la lente Verisyse                        (https://www.amo-inc.com/)

¿En qué consiste la cirugía con lente Verisyse?

En primer lugar, el cirujano debe realizar una iridotomía con láser YAG. Se trata de crear una apertura en el borde externo del iris para que el humor acuoso pueda circular con naturalidad dentro del globo ocular y así evitar un posible aumento de la presión intraocular (PIO) tras la cirugía. Es un proceso rápido e indoloro que en general se realiza días antes de la cirugía, pero que también puede hacerse el mismo día si el cirujano lo cree oportuno.

El implante de la lente Verisyse dura aproximadamente uno 10 minutos en manos de un cirujano experimentado. Se administra en primer lugar anestesia local. A continuación, se realizan las incisiones corneales que le permitirán al cirujano manipular dentro del ojo. La lente se implanta anclada al iris gracias a instrumentos especiales.

En el caso de haber elegido la versión rígida, se realiza una sutura corneal para ayudar a cicatrizar la herida. Finalmente, en algunas ocasiones se puede colocar un protector ocular que deberá ser llevado hasta la siguiente visita.

El paciente intervenido puede regresar a casa poco después de la cirugía, pero se aconseja que vaya acompañado por alguna persona de confianza ya que no se recomienda ni conducir ni desplazarse sólo.

Tanto la revisión del día posterior a la cirugía como las revisiones durante los siguientes meses son de vital importancia para controlar la estabilidad del implante y para evitar posibles complicaciones. No olvide acudir a todas las consultas programadas por su oftalmólogo.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes?

La lente Verisyse, al ir colocada en la cámara anterior del globo ocular, puede ser detectada en cualquier momento debido a la transparencia de la córnea. No es un factor a tener en cuenta ya que se aprecia mínimamente, tan sólo lo ven aquellas personas que se fijan detenidamente y a una distancia muy cercana.

Los resultados visuales que se obtienen con las lentes Verisyse son muy satisfactorios y estables. La recuperación visual es muy rápida, no se necesitan suturas en la versión más moderna de la lente, tienen una alta predictibilidad y se consigue una gran calidad visual. Están diseñadas para no interferir con las otras estructuras oculares y por ese motivo el riesgo de desarrollar cataratas o de afectar al endotelio (capa corneal más interna) es mínimo. Al no modificar permanentemente ninguna estructura ocular, pueden ser explantadas en caso de ser necesario durante un procedimiento igual de sencillo que el que se realiza para implantarlas. De esta manera, en cualquier momento se puede reemplazar la lente por una nueva, o valorar una intervención distinta, como por ejemplo una cirugía de cristalino transparente.

En definitiva, es una solución ideal para aquellas personas que deseen depender de las gafas y que busquen una calidad visual óptima.

 

[link_tipoIol taxoiol=”tipo-lente-intraocular”  taxovalueiol=”verisyse” titleiol=”Ver Modelos de Lentes Verisyse” ]